Letztes Feedback

Meta





 

Discurso de Ana Cecilia en la Plaza de Mayo

¡Queridas abuelas, queridas madres! >>Con vida los llevaron, con vida los queremos.<< Esta frase se ha relevado como una de las más importantes para nosotras dentro de los 38 años que ya existe nuestra organización gracias a Azucena Villaflor, misma víctima del dichoso >>Proceso<< que nunca podremos olvidar, ni perdonar. Queridas amigas, hoy, el 24 de marzo, es un día muy especial para nosotras pues es el día cuando toda Argentina se acuerda de lo que nosotras estamos luchando por activamente: es el >>Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia<< . Dos palabras que desde el golpe de Estado al Gobierno constitucional en 1976 hasta nuestra liberación en 1983 por Raúl Alfonsín, primer presidente democrático de nuestro país, no existían para la Junta Militar. En vez de éstas, dominaban más bien otras palabras: secuestro, tortura, ejecución. Contra los oposicionistas y activistas civiles, tal como a sus familias- nosotras. Pues nos secuestraban al infierno, nos torturaban cada minuto en que no sabíamos si nuestros hijos aún vivieran y, en casos, nos ejecutaban más allá del largo tiempo de búsqueda con la arma de comprensión. La comprensión que ya no se va a encontrar a la persona buscada y querida- no en esta vida. Uno de estos casos fue él de mi madre que no sólo perdió a dos de sus tres hijos, cuyos cadávers nos entregaron, sino, después de esfuerzos inimaginables, también su misma vida. Pero ya sabéis que mi madre y yo siempre hemos sido miembros muy comprometidos de >>Las Abuelas y Madres de la Plaza de Mayo<< . Por lo cual, lo último que le tuve que prometer a mi querida mamá fue eso: seguir buscando hasta dar por lo menos con mi sobrina, el bebé de mi hermana. Tampoco se arredraban ante los pequeños. La pobre niña que estaba buscando fue arrancada de las manos de Graciela, su madre, inmediatamente después de haber nacido. Una desaparecida más en mi familia. Una más para buscar. Una más para preocuparse por. Pero la única que todavía pudiera estar viva. Estoy orgullosa poder deciros que hoy, después de búsqueda dura, la dichosa niña ya no sólo llamo >>mi sobrina<< porque sé su nombre y aún más: Estela es el vivo espejo de su madre tal como de su tía y además: la viva razón para todas de nosotras aquí, por qué vale la pena conseguir con nuestra vocación. ¡Es posible, amigas! ¡Encontramos a los 400 Estelas que de igual modo como la mía se merecen una vida en que domina la verdad y la justicia! Porque la >>Memoria por la Verdad y la Justicia<< , en nuestro caso, también es la >>Memoria por los seres perdidos<< , los desaparecidos. >>¡Con vida los llevaron, con vida los queremos!<<

Liv am 16.6.14 19:15

bisher 0 Kommentar(e)     TrackBack-URL

Name:
Email:
Website:
E-Mail bei weiteren Kommentaren
Informationen speichern (Cookie)


 Smileys einfügen